espt-pt+44 131 603 3853

Tanto si eres un viajero experimentado o estás a punto de iniciar tu vida como un trotamundos, siempre es una buena idea leer y aprender lo más posible sobre el destino, en este caso tu próximo viaje a Escocia. Si bien es un destino muy fácil de recorrer y accesible, incluso (o especialmente) para quienes viajan por primera vez, leer los consejos de las personas que han hecho esto antes que tú es una de las cosas más inteligentes que puedes hacer.

Hemos seleccionado estos consejos que son útiles para un recorrido rápido por Escocia, para viajar a Escocia con más tiempo o bien sumergirse de lleno en su cultura.

1- Lleva la ropa adecuada:

Regla # 1: Nunca confíes en un cielo azul.

Regla # 2: Nunca confíes en un cielo nublado.

El clima en Escocia puede cambiar muy rápidamente, así que mejor antes de empacar lee nuestra lista de ropa que debes llevar o cuál evitar en tu viaje a Escocia. Si quieres hacer las cosas bien prácticas hasta puedes olvidarte del paraguas: mejor invierte en una buena chaqueta impermeable y abrigada y permanecerás seco en todo el viaje.

Los zapatos impermeables para hacer caminatas son casi obligatorios para viajar a Escocia. Estas dos prendas serán las que llevarás casi en forma permanente (y las que tus amigos verán siempre en las fotos que subas a tus redes sociales).

2- Mejor muévete con una empresa de turismo local:

Si tu viaje a Escocia incluye o forma parte de un paquete organizado, los viajes y el transporte no serán un problema. Si, por otro lado, tú y tu familia o amigos están haciendo sus propios arreglos, tendrás que considerar cómo te vas a mover.

En el centro y en gran parte del este de Escocia (donde se encuentran los principales centros de población) el transporte público está disponible en forma de trenes, autobuses y autocares, o incluso taxis. Sin embargo, en las Tierras Altas y las Islas Occidentales, o gran parte de las Tierras Altas del Sur, no se aplica lo mismo. Los ferrocarriles en estas áreas han desaparecido en gran medida y los autobuses y autocares son poco frecuentes. Esto significa que la mejor opción es unirte a un tour organizado por Escocia.

Por supuesto, puedes alquilar un coche en Escocia, pero ten en cuenta que:

  • Los automóviles se conducen en el lado izquierdo de la carretera en Escocia y en todo el Reino Unido. No es fácil acostumbrarse.
  • Los precios de la gasolina en el Reino Unido se encuentran entre los más altos del mundo. Esto es cierto para todo el país, pero si te diriges a la Escocia rural, los precios subirán aún más. En tal caso, asegúrate de determinar cuál es la última ciudad importante que pasarás y llena tu tanque en esa ciudad.

3- Visita la Isla de Skye:

Nunca te perdonarás si realizas un  viaje a Escocia y no vas a la isla de Skye. Esta isla es absolutamente impresionante, con paisajes que parecen propios de Nueva Zelanda, Islandia o Noruega. Piensa en majestuosos acantilados, impresionantes cascadas, faros solitarios, cielos dramáticos y puntos de observación alucinantes. Piensa en los escenarios de series y películas como Harry Potter, El Rey Arturo, Prometeo, Blanca nieves o James Bond persiguiendo archi enemigos en Stardust.

La Isla de Skye está ubicada frente a la costa de Escocia, conectada por el puente Skye y es un gran lugar para visitar tanto para los nativos como para los visitantes del Reino Unido.

Te enamorarás completamente de este lugar. Debería ser obligatorio para cualquier turista que llegue a Escocia ver cómo se vive la vida allá arriba, pero por supuesto, eso arruinaría la tosca serenidad que solo aquellos que saben pueden ser testigos con todos sus sentidos. ¡Tú puedes ser uno de ellos!

4- Visita todos los castillos:

Te recomendamos visitar los castillos en ruinas y también los palacios completamente restaurados. Los castillos favoritos que los viajeros siempre incluyen en su itinerario son: Stirling Castle (súper restauración); Dunnottar Castle (un castillo en ruinas maravilloso en un lugar precioso); Balmoral Castle (solo puedes visitar los jardines, pero son increíbles); Kilchurn Castle (un castillo en ruinas en el camino a Oban) y Culzean Castle (con vistas al mar y la isla de Arran).

Si deseas ver más castillos, sigue el camino del Castillo escocés a través de Aberdeenshire: ¡cubre 19 castillos!

5- No vayas a dieta en tu viaje a Escocia:

La comida escocesa es famosa por sus platos contundentes y porque difícilmente alguien pueda quedarse con hambre.

Si tu hotel o alojamiento incluye desayuno te servirán un desayuno completo  como el típico inglés, pero probablemente incluya unos extras como: salchicha cortada en rodajas, hongos salteados, frijoles al horno, huevos y un “pudin negro” que no tiene nada que ver con un pudin, sino que es un buen bloque de morcilla.

El resto del día te aconsejamos que experimentes la comida escocesa en todo su esplendor en distintos establecimientos. El plato más típico escocés es el Haggis, super condimentado (primero come y después pregunta de qué está hecho), y cordero, mariscos y codornices son parte de la mayoría de los platos en pubs y restaurantes.

A la hora de la merienda, que suele ser como una cena, tienes que probar el postre cranachan, las sorprendentes variedades de panecillos, sus tartas de frutos rojos y pasas y sus galletas de jengibre.

Finalmente, en tu viaje a Escocia tomarás mucho té, pero también toma toda la cerveza artesanal y el whisky local que puedas.

Últimas Entradas

Síguenos en Twitter